Lean Bim Construction

El blog lean de la construcción

Las dos formas de gestión más eficientes

Inicialmente el post se denominaba ¿Por qué contratos openbook?. Ambos títulos son útiles como resumen del post.

Primero cada uno debe responderse a la siguiente pregunta:

¿Qué te gusta más trabajar en equipo o solo?

Si has respondido que trabajar en equipo puedes continuar leyendo.

¿Qué te gusta más un buen ambiente de trabajo o trabajar en un ambiente de desconfianza?

Si quieres un buen ambiente de obra no sólo con tu equipo, sino también con el resto de agentes del proyecto; te animo a continuar leyendo.

Además si eres constructor, ya tendrás un beneficio esperado antes de empezar la obra.

Un DBB (Diseño-Licitación-Construcción) acostumbra a ser opaco y es una forma de gestión donde es fácil que surja la desconfianza y en consecuencia, disminuye la sensación de trabajo en equipo. Aunque también hay excepciones. Los DBB libros abiertos (openbook) sólo tienen éxito si el proyecto ejecutivo es sencillo o está muy bien hecho. Entonces el constructor arriesga y acepta un precio cerrado. Si el proyecto tiene deficiencias y es openbook sin precio máximo garantizado (GMP), es un suicidio para el promotor.

Sin olvidar que un DBB está lleno de interrupciones de flujo y por tanto ineficiencias.

¿Y qué conseguiremos con un contrato openbook?

GENERAR CONFIANZA DESDE EL INICIO.

No hace falta decir que si eres conocedor del BIM le sacarás más provecho si en algún punto de la fase de diseño la constructora participa en el proyecto ejecutivo. No incidiré más en este aspecto, lo he comentado anteriormente en algún post y está muy dicho cuando hablamos del BIM con gente conocedora de su potencial.

En la cultura japonesa la gestión se basa en la confianza. Este estilo de management  se denomina “munozukory”. Consultar este artículo. En el resto del mundo la gestión se basa en el contrato.

También nuestros abuelos confiaban en la palabra dicha. Hoy en día se aconseja tenerlo todo por escrito.

“En un ambiente de no transparencia no puede haber confianza” Andres Martin; consultor, escritor y  fundador de Seed Consulting.

Si de verdad queremos crear un ambiente de colaboración en el proyecto hemos de trabajar con openbook. No hay otro camino. El Last Planner también ayuda, pero no es suficiente.

¿Cual es la diferencia entre los dos principales tipos de gestión de proyectos openbook y eficientes?

  • IPD: pérdidas o beneficios al final de la obra compartidos y regulados según contrato entre dos, tres o más agentes. Además el constructor suele participar en el diseño desde el inicio.
  • Gestión de la construcción a riesgo (construction management at risk) + openbook + GMP. (En adelante CMaR). Normalmente el equipo de Project Management gestiona las diferentes unidades del proyecto. Y se adjudica el importe mayoritario a un constructor en openbook, participando en el diseño y con GMP. En este caso el promotor no quiere asumir el riesgo, hace participar al constructor en el diseño en un punto determinado y entonces el constructor ofrece un precio cerrado, estimando que la desviación de coste es asumible y controlada. En este contrato el equipo de Project Management tiene más responsabilidad y control que en un IPD. Incluso pueden ellos ofrecer el GMP y ocupar el role de un constructor.

En este caso si hay desviación económica por encima del GMP lo asume el constructor. Y si el importe final está por debajo, los beneficios se regulan según las cláusulas del contrato entre promotor y constructor.

El DB (Proyecto y Obra) puede estar en ambos casos dependiendo del tipo de contrato.

Entonces, ¿cuáles son las ventajas del IPD frente al CMaR?

  1. Valores compartidos desde el inicio entre todos los agentes
  2. Beneficios pactados por contrato sin discusión durante la obra
  3. En momentos de punta puede haber flexibilidad de personal y el equipo de supervisión del Project puede ayudar al constructor en sus tareas. Después se arregla a nivel económico durante ese período que puede ser de semanas o meses. La famosa flexibilidad en recursos humanos de Toyota
  4. Util en proyectos complejos donde el riesgo es difícil cuantificarlo
  5. Aumento del trabajo en equipo entre los agentes del proyecto

De todas formas hay promotores que aún prefieren el CMaR por experiencia previa y por tener asegurado la cota superior. Ambas formas son eficientes económicamente y es difícil decidirse por una forma u otra por una cuestión de costes. Al menos creo que no existe ninguna comparativa al respecto entre estos dos planteamientos.

Si eres promotor y quieres saber un poco más de estos dos planteamientos, no dudes en contactar con LBP. Gestionaremos tu proyecto con una u otra vía. Y siempre con principios y herramientas del Lean.

Previous

La eficiencia a nivel personal

Next

Amazon Way & Toyota Way

2 Comments

  1. Marc

    Consultar este post anterior también sobre estas dos formas de gestión. Es un role-play simulado entre promotor, constructor y consultor:
    http://leanbimconstruction.com/ipd-o-llaves-en-mano

  2. Marc

    Esperemos que con la nueva ley de contratación con la administración pública, estos dos planteamientos puedan ofrecerse, tal como sucede con el sector privado.

Leave a Reply

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén