Lean Bim Construction

El blog lean de la construcción

Actitud

El ultimo post del año intento que sea un pelín diferente. Así ha sido en el 2015 y 2016. Para el 2017 he decidido reflexionar sobre la ACTITUD. Además escribirlo también me ha ayudado a profundizar más al respecto.

Cuando pensamos en personas con actitud nos vienen a la mente deportistas de élite, músicos y empresarios de éxito.

¿Qué tienen en común que debemos cultivar y practicar?

Nosotros somos lo que hacemos repetidamente, la excelencia por tanto, no es un hecho sino un hábito. Aristóteles

No he encontrado una buena definición de actitud en internet. Etimológicamente viene del latín “actus” más el sufijo “ud”. Por tanto está relacionado con la acción. En el fondo refleja un como vivir y afrontar los acontecimientos que van surgiendo.

Unos libros interesantes podrían ser: (aunque no los he leído)

 

 

 

 

 

 

También son recomendables los libros y cursos de Tony Robbins. Más conocidos.

Sin olvidarse de los tres primeros hábitos del libro famoso de Covey. Tener un qué, un cómo y un por qué. No es fácil responder.

Uno de los objetivos de un coach es desarrollar la actitud en su “coachee”. Es una de las claves que diferencian a los buenos coach de los que no lo son. Con sus preguntas puedes encontrar “causas raíz” de tus patrones de conducta.

Para mi hay varios aspectos relacionados con la actitud:

1. Autoestima; es decir, tenir una buena definición de uno mismo. No sé si pensar bien de ti mismo deriva en un sentimiento, supongo que sí. Pero hay que reforzarlo (práctica) para conseguir tener confianza en uno mismo. El gurú – investigador a nivel mundial de esto es el profesor Nathaniel Branden, con varios best-sellers publicados.

Crearse desafíos y objetivos y conseguirlos te hará subir tu autoestima. Tienes que salir de tu zona de confort.

2.  Capacidad de superación: Lo puedes ejercitar a través de una actividad que te guste, por un hijo o por una debilidad – enfermedad donde no quieres que afecte a tu vida personal. Hay muchos ejemplos en youtube.

Inicialmente había considerado la capacidad de trabajar o esforzarse. Es condición también para el éxito. Pero puedes ser trabajador y no tener actitud.

3. Levantarse siempre. No puede haber ningún contratiempo que te separe de tu objetivo o de aquello que persigues. Hay una película-documental para mí que lo refleja de una forma espectacular: “Touching the void“. Es la historia verídica de dos escaladores que sufren un accidente. Se pierden ambos, pero uno queda con una pierna fracturada y solo. Después de 5,6 días sobrevivió y volvió al campo base. Nunca perdió la esperanza de salvar su vida.

Vinculo esta cualidad a la resiliencia. Una gran coach y amiga  ha centrado esto en su profesión: cómo conseguir líderes  y organizaciones más resilientes. Ver Factor Oh de Ingrid Ferrer.

En los tres aspectos anteriores es también necesario pensar en positivo, ver el vaso medio lleno. Muy recomendables los libros de Psicología Positiva de Seligman y Tal-Ben-Shahar. Pero como siempre lo importante es aplicarlos, no basta con leerlos.

4. Do the max. En cualquier deporte de equipo hay los talentosos y lo que se dejan la piel en el campo. Estos segundos cuando se les pregunta responden que más no podían entregarse. Aunque en los deportes extremos y donde se pide una gran exigencia a nivel personal, estos límites se superan.

En mi caso, recordar esta frase en procesos de ventas ha sido de  gran valor  en varias ocasiones y he conseguido el propósito deseado.

5. Creencias limitantes. Este es uno de los aspectos más complicados relacionados con la actitud, por que son un patrón de pensamiento que provoca un tipo de acción que no ayuda en tu objetivo. Y tu no eres consciente de ello. Un ejemplo muy típico son tus pensamientos relacionados con el dinero. No puedes ser rico si no lo deseas. Y en muchas personas hay creencias que te impiden desearlo. La parte introductoria del libro de Eker “Secretos de una mente millonaria” lo explica muy bien. Hay ejercicios sencillos para detectarlas.

6. Tener un propósito, un fin, una misión…: sin brújula, sin norte será difícil superarse, dar el máximo, levantarse, etc… Uno de los libros famosos donde se incide en esto es “El hombre en busca de sentido” de Victor Frankl.

Tener en mente tu fin y actuar en consecuencia, te generará ilusión cuando te haga falta. Y ésta es la gasolina de tu motor.

Y un gráfico final que se retroalimenta:

La actitud no creo que sea una cuestión innata. Creo que debe desarrollarse en la vida. Y ahora mi historia personal con la actitud:

De pequeño cuando hacía deportes era de los que se dejaba la piel en el campo, pero por diferentes motivos no practiqué ninguno de forma continuada. Hasta la adolescencia. Empecé a hacer trial y como me gustaba dedicaba muchas horas encima de la moto. Hasta que conseguí hacer competiciones. Lo dejé justo cuando empecé Caminos.

El primer año de carrera fue un desastre y el segundo año aprobé todas las asignaturas. Pero me lo tomé como un desafío. Cada día al levantarme hacía footing, desayunaba y me reunía en la biblioteca con mis compañeros de universidad. Intenté repetir lo que hacía dos, tres años antes. Siempre digo que si no hubiese hecho un deporte en plan competición no lo hubiese conseguido. Ese año ví también la importancia de crear rutinas (1993).

Pero los años siguientes esa actitud la perdí. Y ha durado muchos años (demasiados). Lo he descubierto recientemente. Ha sido por querer desarrollar mi proyecto profesional (el actual), que está vinculado a mis talentos y lo que me gusta hacer, que he vuelto a recuperar esta actitud perdida. Y estoy hablando de los últimos años. No sé si la hubiese recuperado en otra situación. Aunque también he de reconocer que ser padre ayuda.

Recientemente en un programa televisivo escuché que un emprendedor no sólo necesita desarrollar habilidades nuevas para tener éxito, sino también un cambio interior. En el fondo lo que quería decir es que un emprendedor necesita actitud.

Comerciales, emprendedores y empresarios con poca actitud no serán excelentes en su trabajo. Y en una entrevista personal para candidatos a un puesto, la única forma de saber si uno tiene actitud es preguntando al candidato experiencias pasadas donde demuestre que la ha desarrollado.

Os animo a comentar el post y ampliarlo. Da mucho juego y es un tema importante.

Una actitud débil se convertirá en debilidad de carácter.  Albert Einstein

 

Previous

A3 del Proces

Next

Retos para implementar Last Planner System

6 Comments

  1. Fernando

    Muy buen artículo para cerrar el año y muy inspirador.
    Creo que sin actitud no hay éxito, y para llegar, hay que saber a dónde quieres ir.
    Mucho ánimo con tu proyecto.
    Feliz año!!

  2. Marc

    Gracias Fernando. Estoy de acuerdo que para tener éxito necesitas actitud, pero también hay otros factores a tener en cuenta. Espero hablar de ello en otro post.

  3. Jose Casas Rico

    Hola Marc, muy bueno (como siempre).

    Me ha gustado mucho tu historia… (Se parece al mía…)

    Un abrazo y Prósperos Proyectos en 2018…

  4. Laura

    Me ha gustado mucho tu artículo, se necesitan más articulos positivos como este. Es una buena reflexión para este año que entra.
    Feliz año!

  5. Danny Rosa Cruz

    Buen articulo, me parece que las Creencias limitantes y el autoestima, son el principal factor para tener Actitud positiva hacia los problemas, me comprometo en romper el molde de las limitaciones

    Saludos
    Marc

  6. Marc

    Gracias Jose, Laura y Danny. Mucha suerte también en vuestros proyectos este 2018.

    Por cierto, Danny lo que comentas forma parte de la parte oculta del iceberg. Creo que ya sabes de que hablo…

Leave a Reply

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén